Kyocera cultiva “muros verdes” para ayudar a reducir su consumo energético

| 21 junio 2012 | 2 Comentarios

Muro verde cultivado en una instalación del Grupo Kyocera en Japón

Como parte de sus actividades de protección medioambiental, el Grupo Kyocera está plantando y cultivando cortinas verdes por todo Japón. La idea es ayudar a cumplir con las metas regionales de ahorro energético instauradas después del terremoto y de la tragedia de Fukushima de marzo 2011.

Las cortinas de vegetales se sitúan en mallas de alambre instaladas en el exterior de los edificios, delante de los muros y ventanas, con el objetivo de proporcionar sombra, evitando la radiación solar directa y el calor. Estos entramados vegetales reducen la temperatura interior de los edificios, lo que evita el funcionamiento continuo de los sistemas de aire acondicionado en los calurosos meses de verano.

Este año las cortinas verdes se han plantado en 28 sedes de la empresa en Japón, un 30% más de instalaciones que en el año anterior, lo que está ayudando a reducir el consumo de electricidad en el país, que se espera alcance entre un 5 y un 15%.

Diversas imágenes con el crecimiento de un muro verde a lo largo del tiempo en la factoría de Sendai del Grupo Kyocera

El Grupo Kyocera ha lanzado la web “Grupo de Actividades de Cortinas Verdes de Kyocera”, que ofrece una visión general de esta iniciativa eco-amigable con fotos, ilustraciones y consejos para cultivar nuestros propios muros verdes en nuestro hogar o lugar de trabajo. El sitio web ofrece una amplia lista de materiales y consejos paso a paso, con las indicaciones precisas para tener éxito en esta actividad sostenible.

Además de esta iniciativa sustentable, el Grupo Kyocera cuenta, entre otras iniciativas verdes, con al menos 18 instalaciones solares fotovoltaicas en centros productivos de la compañía en Japón, con las que generan alrededor de 2 megavatios de electricidad verde distribuida, cantidad suficiente como para alimentar a 480 viviendas de tamaño medio.

El proyecto de cortinas vegetales se inició en el 2007 en la planta de Okaya, como parte de las estrategias de conservación y ahorro de la energía por parte del grupo para luchar contra el cambio climático. El programa se ha ido extendiendo desde entonces por otras instalaciones del Grupo en el país, y en otros lugares del mundo. Basándose en su éxito, la empresa volverá a realizar el concurso fotográfico de muros vegetales entre los empleados, para alentar a más personas a desarrollar esta actividad en sus casas.

Recolectando vegetales comestibles en un muro vegetal del Grupo Kyocera que se utilizarán en las cafeterías de la empresa como parte del menú.

El año pasado, la longitud de los muros vegetales instalados alcanzó los 725 metros, cubriendo una superficie total de más de 3.000 metros cuadrados. El objetivo de la compañía este año es incrementar estas cantidades de manera significativa.

Otra ventaja de estos muros verdes, es que las plantas que se cultivan son comestibles, entre ellas la goya (una especie de calabaza amarga original de Okinawa), los pepinos, y los guisantes, que son cosechados por los empleados de las cafeterías de Kyocera y que por lo general, forman parte del menú que pueden consumir los empleados a la hora del almuerzo.

Por otra parte, los trabajadores disfrutan tanto de las ventajas que ofrecen los muros vegetales a nivel de ahorro energético, como de verlos crecer y de compartir los productos que se crían, lo que está consiguiendo que se cree un concepto de comunidad más reforzado.

Todo son ventajas, es lo que tiene que las cosas se hagan con criterio y que utilicemos la lógica para producir y fabricar lo que sea, pero dentro de un ambiente de sostenibilidad y de responsabilidad social corporativa y no solo teniendo en cuenta la ganancia a corto plazo, sin tener en cuenta ningún otro concepto.

 

Fuente e imágenes:  Kyocera Global 

Tags: , , , , , , , ,

Categoría: Ahorro Energético, Empresa, General, Medio Ambiente, Sostenibilidad

Comentarios (2)

Trackback URL | RSS Feed de Comentarios

  1. Daniel dice:

    Una idea genial, tenían que ser japoneses.

Deja un comentario