• 9849-xxx-xxx
  • noreply@example.com
  • Tyagal, Patan, Lalitpur

Digestor anaeróbico genera energía a partir residuos alimentarios

La profesora de Ingeniería Agrícola y Biológica, Ruihong Zhang, de la Universidad de California Davis, lleva trabajando una década en una nueva tecnología de digestión anaeróbica, que pasó de la fase de laboratorio a la piloto en 2006. Recientemente se ha inaugurado el primer biodigestor a escala comercial en los EE.UU., que la utiliza.

La empresa de nueva creación Clean World Partners, con sede en Sacramento (California), ha licenciado la tecnología de la UC Davis y ha puesto en marcha la primera instalación de este tipo en la empresa envasadora de alimentos American River Packaging (ARP)

El sistema convertirá 7,5 toneladas diarias de desechos alimentarios de los productores regionales, incluida la conocida empresa de sopas Campbell, y media tonelada de cartón corrugado no reciclable de ARP, en gas natural. Generará aproximadamente 1.300 kWh de energía renovable diariamente, lo que equivale al 37% de las necesidades energética de ARP, y evitará además tirar 2.900 toneladas anuales de residuos orgánicos a los vertederos. El proyecto ha creado también 22 nuevos puestos de trabajo.

“Proyectos de este tipo y esta tecnología cambiarán la manera en que la sociedad ve y trata los residuos al convertirlos en un recurso que, en general, nos conducen a un mundo mejor, un medio ambiente más limpio y una mayor generación de empleo”, comentó Ruihong Zhang. Como solemos decir por aquí: No hay desechos, sólo recursos.

Ruihong Zhang inaugurando el biodigestor en la empresa de envasado American River Packaging

La digestión anaeróbica se basa en la utilización de bacterias para reducir los residuos biodegradables en ausencia de oxígeno. Ésta no es una tecnología nueva en sí misma, pero las limitaciones de funcionamiento y la utilización de algunos residuos poco aptos, habían dificultado su lanzamiento a nivel comercial. El sistema de Zhang convierte una mayor cantidad de desechos en valiosos subproductos como, energía limpia, compost, agua y fertilizantes naturales.

A diferencia de la mayoría de biodigestores que tratan principalmente residuos líquidos, como el estiércol de las granjas lecheras y las aguas residuales municipales, la alta tecnología de este biodigestor puede tratar desperdicios líquidos y sólidos, lo que incluye restos de comida, residuos de jardinería y vegetales, incluso papel y cartón.

Zhang también trató de superar dos grandes obstáculos que impiden el uso generalizado de los biodigestores: el tiempo y el dinero. Esta tecnología hace que los sistemas de tratamiento de residuos sean replicables, utilizando muchos componentes prefabricados, lo que reduce el tiempo necesario para su construcción. Por ejemplo, el sistema instalado por Clean World Partners para ARP necesitó de sólo 90 días, partiendo de cero, hasta conseguir generar energía, y requirió de una inversión de en torno a los 2 o 3 millones de dólares.

Este sistema también convierte los residuos en energía en la mitad de tiempo que otros biodigestores anaeróbicos, y produce más gases que pueden generar más cantidad de energía limpia. Estas mejoras en la eficiencia se espera que reduzcan los costes, maximicen la cantidad de energía producida, y reduzcan el volumen de residuos tirados a los vertederos.

Según cálculos de Clean World Partners, si en vez de tirar todos los desechos alimentarios de los EE.UU., estos se trataran en biodigestores, se podrían alimentar de electricidad limpia 600.000 hogares, lo que tendría el mismo impacto ambiental que retirar de la circulación 8 millones de coches o a plantar 3.650.000 hectáreas de árboles.

La planta de digestión anaeróbica fue desarrollada y probada en una planta piloto en la UC Davis. En estos momentos la Universidad está trabajando con CWP para instalar un dispositivo a escala real en el campus. Aunque todavía está en fase de planificación, la idea es que el biodigestor ayude al UC Davis West Village, a ser la mayor comunidad de energía neta cero de la nación, al conseguir producir tanta energía como necesite para su funcionamiento en el transcurso del año.

Fuente:  Universidad California Davis   Imágenes:  Clean World Partners y UC Davis

Tags: Aguas residuales, Biodigestores, California, Clean World Partners, Compost, Desechos alimentarios, Digestión anaeróbica, EE.UU., Energía limpia, Energía neta cero, Energía renovable, Estiércol, Medio ambiente, No hay desechos sólo recursos, Residuos orgánicos, Ruihong Zhang, Universidad California Davis

Categoría: Ahorro Energético, Biogás, Biomasa, Empresa, Energía, Generación Distribuida, Medio Ambiente, Sostenibilidad