• 9849-xxx-xxx
  • noreply@example.com
  • Tyagal, Patan, Lalitpur

Creatividad para convertir un residuo en un recurso y empleo

Cassandra Lin, 13 años, impulsora del proyecto de reciclaje de aceite TGIF (Turn Grease into Fuel) Foto cortesia de UNEP (United Nations Environment Programme)

TGIF (Turn Grease into Fuel) es una iniciativa puesta en marcha hace tres años por una niña, Cassandra Lin, de 13 años, junto a un grupo de amigos y que se está llevando a cabo en Westerly, Rhode Island, EE.UU., localidad donde reside.

Este exitoso y premiado proyecto de reciclaje está recogiendo alrededor de 136.000 litros de aceite de cocina usado al año, que es convertido en 30.000 litros de biocombustible para calefacción. Se genera con ello un valor estimado de 60.000 dólares, que repercuten en forma de energía renovable en las familias más necesitadas de la comunidad, evitando al mismo tiempo la emisión de 270 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Otra parte importante del proyecto es educar a los niños en edad escolar y a la familias acerca de las energías alternativas. Tiene gracia que los impulsores del mismo sean a su vez niños también.

La iniciativa comenzó en 2008, cuando Cassandra se propuso mejorar los problemas de sostenibilidad de su localidad inspirada por una exposición medio ambiental que visitó en la Universidad de Rhode Island, junto con la lectura de un artículo del periódico local The Westerly Sun, que informaba de una iniciativa para recaudar fondos para los refugios WARM de la localidad y que consistía en la entrega de un dólar a la semana por parte de los colaboradores para comprar combustible destinado a las calefacciones de familias sin recursos.

Cassandra Lin y su grupo de amigos recogiendo el premio EPA 2009

Inspirada por esto fundó TGIF, que anima a los vecinos y negocios de hostelería de la localidad a depositar el aceite usado en una zona de recogida instalada en la estación de transferencia de transporte de Westerly. Posteriormente, Grease Co., socio de TGIF, recoge la grasa y la entrega en las refinerías que la convierten en biodiésel. Parte de las ganancias obtenidas con la venta de éste son los que se entregan a los beneficiarios sociales del proyecto.

Esta iniciativa ha convertido un residuo peligroso, el aceite usado, en un generador de negocio que produce energía limpia y empleo verde, por lo que Cassandra se muestra orgullosa al poder comprobar cómo su idea ayuda a las personas y al medio ambiente al mismo tiempo, y confía en que ésta se expanda por otros municipios cercanos como de hecho ya está ocurriendo.

Esta innovadora adolescente y su equipo de 5 estudiantes de séptimo grado han conseguido influir en la legislación ambiental, a nivel local, con la instalación del punto de recogida, y a nivel estatal, ya que Rhode Island ahora obliga a que todas las empresas que utilicen aceite de cocina tengan que reciclarlo una vez usado.

Recogida de aceite usado en la estación de transferencia de Westerly instalado por TGIF

No es ningún invento que haya requerido de años en investigación, ni una idea novedosa y sorprendente. Lo único que ha hecho Cassandra, una niña de 10 años cuando inició el proyecto, cosa ante la que me descubro, es replicar una idea que funciona en otros sitios y llevarla a la práctica, para generar una mejora medioambiental, social y económica. ¿Cuánto más no podrían hacer adultos con más medios económicos y conocimientos técnicos, si de una manera práctica se pusiesen a ello?

Proyectos como éste muestran una vez más que la creatividad es fundamental para salir de los momentos de crisis en que nos encontramos, acompañada ésta, claro está, de la iniciativa suficiente para poner en marcha las ideas.

Cassandra dijo en cierta ocasión: “quiero generar un impacto” y de hecho lo ha conseguido, ya que esta iniciativa ha obtenido múltiples premios y reconocimientos. En 2009 fue una de las ganadoras regionales de los premios PEYA (President’s Environmental Youth Awards). En 2011 ha sido nombrada una de las diez mejores jóvenes voluntarias por la Cámara de Comercio de los EE.UU., ganando un premio nacional Prudential Spirit of Community Award por su excepcional trabajo, entre otros.

Será uno de los 1.400 jóvenes que participarán en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Rio +20) que se celebrará en Junio del 2012 en Rio de Janeiro (Brasil).

Me alegro por ella, y felicito a sus padres y a su comunidad por una adolescente con una iniciativa y una responsabilidad social que en cierta manera me reconcilian con el mundo.

Fuente:   EPA United States Environmental Protection Agency

Tags: Aceite vegetal, Biocombustibles, Biodiésel, Cassandra Lin, EE.UU., Grease Co., PEYA, Reciclaje, Responsabilidad social, Rio +20, Sostenibilidad, TGIF

Categoría: Ahorro Energético, Empresa, Generación de Energía, Medio Ambiente, Sostenibilidad