• 9849-xxx-xxx
  • noreply@example.com
  • Tyagal, Patan, Lalitpur

Parado español instala energía solar fotovoltaica para ahorrar

Ángel Aragón, mostrando parte de su instalación solar

Ángel Aragón, un vecino de Valladolid (España) de 56 años, albañil oficial de segunda en paro desde hace tiempo, asegura que las posibilidades de la energía solar son infinitas. Desde hace meses, a raíz de un manual de instalaciones solares que llegó a sus manos, realizó una pequeña instalación solar doméstica con la que consigue algún ahorro en su factura eléctrica.

Según indica: “Por ahora es solo un experimento, pero estoy consiguiendo generar casi toda la energía que necesito para el día a día y ahorrar un buen dinero en la factura de la luz”.

En principio ha invertido unos 300 euros en dos pequeñas placas solares fotovoltaicas, las cuales generan unos 50 vatios colocándolas por las mañanas en las ventanas de la cocina y por la tarde en otra habitación de su vivienda mejor orientada, mejorando con ello la eficiencia de las mismas al hacerle un “seguimiento manual” al Sol.

Donde no hay dinero, tiene que haber creatividad, imaginación y capacidad de trabajo y este hombre se ve que la tiene.

“Hay que aprovechar la energía todo lo que se pueda, lo suyo sería tener una instalación en condiciones en el tejado, pero eso requiere de una fuerte inversión inicial y de un técnico especialista para llevarla a cabo”, según comenta el Sr. Aragón, y añade: “Con los escasos 50 vatios que genero en este momento, tengo electricidad suficiente para utilizar el ordenador, cargar el móvil y encender alguna luz”.

Tiene ya prevista una ampliación a corto plazo con la que pretende alcanzar los 400 vatios para alimentar el frigorífico y la lavadora, aunque el problema es que los electrodomésticos hay que adaptarlos -suponemos que se refiere a que necesita de un inversor en la instalación- y eso aumenta la inversión a realizar.

Paneles solares instalados en la vivienda de Ángel Aragón

Mientras tanto experimenta con lo que tiene a mano: dos modestos regulares con los que carga otras tantas baterías. Y según comenta: “Está claro que el ahorro existe, la tecnología es cada vez más asequible y a la larga sale rentable”.

Una muestra de optimismo y de visión de futuro, de la que estaría bien que más personas tomasemos ejemplo para remediar en lo posible la situación de crisis en la que nos encontramos. Yo por mi parte tomo nota.

Fuente e imágenes:   El Norte de Castilla