• 9849-xxx-xxx
  • noreply@example.com
  • Tyagal, Patan, Lalitpur

El gimnasio sostenible The Green Microgym genera su propia energía

adam_boesel_frente_al_the_green_microgym-1162274

Adam Boesel en la entrada de un The Green Microgym, gimnasio sostenible que genera su energía

Los gimnasios “The Green Microgym” son un tipo de pequeño negocio que apuesta por la sostenibilidad y por generar una huella de carbono lo más pequeña posible. Son una iniciativa de Adam Boesel, que en 2007 se planteó que sería interesante y divertido producir electricidad a través del ejercicio físico e inyectarla a la red.

Desde entonces Boesel ha estado experimentando, inventado y mejorando las posibilidades de la generación de electricidad en los centros de fitness utilizando la energía humana. Ha aparecido en numerosas ocasiones en los medios de comunicación y ha mantenido contacto con miles de personas con ideas similares en todo el mundo. Es una gran andadura para un hombre que sólo deseaba montar un pequeño gimnasio en su barrio y hacer comunidad. Esto demuestra que hacer negocios con responsabilidad social es posible, lógico y hasta conveniente.

boesel_generando_energia_bicicleta_spinning-4473684

Adam Boesel genera energía haciendo ejercicio en una bicicleta estática

El negocio ha ido bien, en estos momentos cuenta con tres en funcionamiento en el area de Portland, Oregon, EE.UU., y además ceden franquicias del mismo.

Entre las ventajas que podemos enumerar de este tipo de gimnasio sostenible, tenemos:

En 2010 se generó un 36% de la electricidad consumida mediante una combinación de energía humana y de la instalación solar fotovoltaica con que cuenta, y gracias a la cultura de ahorro que se promueve en las instalaciones, se ahorraron 37.000 kilovatios hora o un 85% de energía, en comparación con un gimnasio convencional.

Estos 37.000 kilovatios hora representan la no emisión de 33.500 kilogramos de carbono a la atmósfera , o lo que es lo mismo, dejar de conducir un vehículo 131.000 kilómetros, o plantar alrededor de 6 hectáreas de arboles.

Algunos ejemplos de cómo se consigue esta reducción de emisiones y se alcanzan estos niveles de sostenibilidad los tenemos en:

  • Producción de energía a través de equipos de cardio (bicicletas de spinning y elípticas)
  • Cintas de correr que consumen un 30% menos que los modelos convencionales.
  • Compra de material de segunda mano.
  • Utilización de televisores LCD en vez de plasmas de alta energía.
  • Los usuarios controlan las luces, las televisiones y los ventiladores, los cuales se activan sólo cuando es necesario.
  • Prohibición de la venta de agua embotellada, apoyando el uso de botellas de acero reutilizables y recargables.
  • Utilización de productos de limpieza naturales, libres de VOC.
  • Sólo utilizan papel reciclado (higiénico, toallas, etc.)
  • Utilización de materiales reciclados para la construcción y decoración, como suelos fabricados con neumáticos usados.
  • Instalación de paneles solares fotovoltaicos.
  • Ventiladores de techo y equipos de iluminación eficientes energéticamente.

logotipo_the_green_microgym-7753795

Logotipo de los gimnasios The Green Microgym

La idea básica que sustenta todo esto es: tratar el gimnasio como si fuese tu propia casa y tratar el planeta como si fuese tu casa también. Algo simple y lógico, además de muy fácil de llevar a cabo ya que no requiere de ninguna inversión, sólo de algo de sentido común.

Aquí os dejo un vídeo de la CNN con una corta entrevista a Adam Boesel, donde se puede ver mucho mejor todo lo aquí comentado, está en inglés, pero se le pueden añadir subtítulos y transcripción del audio. Confío en que os guste.

Fuente:   The Green Microgym

Tags: Adam Boesel, Ahorro económico, Ahorro energético, Bicicleta, EE.UU., Eficiencia energética, Energía humana, Energia solar, Gimnasio sostenible, Huella de carbono, Paneles solares fotovoltaicos, Responsabilidad social, Sostenibilidad, Spinning, The Green Microgym

Categoría: Ahorro Energético, Cinética, Energía, Fotovoltaica, Generación Distribuida, Medio Ambiente, Solar, Sostenibilidad